Categories
Orientación profesional

La creatividad en el ambiente laboral

La creatividad es la base de toda empresa; ya sea por un nuevo producto, un nuevo recluta o una nueva tecnología. Las empresas de todo el mundo siempre buscan la originalidad. Por lo tanto, no debería sorprendernos que esta se haya convertido en una habilidad solicitada y que -ahora- sea una prioridad número uno en el lugar de trabajo; pero, ¿qué es realmente este talento creativo que todos buscan?

La creatividad se define como la capacidad de generar ideas originales y usar la imaginación para ver las cosas desde una perspectiva diferente. A menudo, se considera como un rasgo de personalidad que varía de persona a persona; pero en realidad, es una habilidad que se puede desarrollar con el tiempo.

Entonces, ¿cómo puede cultivar esta habilidad creativa en sus empleados?

1. Alimenta la curiosidad

La curiosidad es un instinto natural entre los niños, pero también es un rasgo esencial para los tipos creativos. Como Albert Einstein dijo: “No tengo ningún talento especial. Solo soy apasionadamente curioso”.

En efecto, las personas creativas tienen la capacidad de canalizar a su niño interior; están entusiasmados por aprender cosas nuevas y siempre están abiertos a nuevas oportunidades. Sin embargo, la curiosidad puede ser una inclinación de alto mantenimiento.

Necesita ser alimentado constantemente: haciendo preguntas, siendo inquisitivo y aventurándose en lo desconocido. Fomentar la toma de riesgos y celebrar los fracasos de sus empleados cuando se arriesgan; demostrar que acepta su voluntad de ser creativos aumentará su confianza y los motivará a seguir siendo un tomador de riesgos curioso.

2. Haz tiempo para la imaginación

Las personas creativas son extremadamente imaginativas. Tienen la capacidad de pensar fuera de la caja, explorando cada solución salvaje y abstracta antes de llegar a su propia visión intuitiva. Sin embargo, las personas creativas también suelen creer firmemente en sus propias ideas, lo que a veces les impide buscar formas de pensar nuevas y originales. Es por esta razón que el tiempo libre (sí, el tiempo libre) es esencial para liberar la imaginación.

Aunque no disfrute de los talleres, fiestas de oficina o salidas de equipo, anime a sus empleados a participar en estos momentos de inactividad. Los estudios muestran que cuando las personas están inactivas y relajadas, escapan a lo que se llama “red en modo predeterminado”, una de las redes más activas y comprometidas del cerebro.

¡Después de todo, tiene sentido ver que algunos de los momentos “eureka” más creativos y famosos han surgido de relajar la mente!

3. Estar abierto a nuevas ideas

Lo más importante: ser creativo no se trata solo de crear ideas originales por su cuenta. Las personas creativas deben ser de mente abierta y flexibles. Los individuos creativos, regularmente, buscan consejo e inspiración de otros; tienen la capacidad y la voluntad de tener en cuenta diferentes perspectivas, incluso si entra en conflicto con su propio punto de vista.

Como consecuencia, no debería sorprendernos que equipos más inclusivos y diversos sean cruciales para desarrollar la creatividad. Tener empleados con diferentes perspectivas siempre genera debates y preguntas innovadoras, pero también genera un ambiente de trabajo más solidario donde la creatividad puede florecer realmente.

En última instancia, la creatividad no es únicamente para los artistas entre nosotros. Todos pueden tomar medidas para ser más imaginativos e intuitivos. Al fomentar un lugar de trabajo que aliente, inspire y valore el pensamiento innovador solo servirá para beneficiar el flujo creativo de su empresa. Después de todo, incluso la idea más pequeña puede tener el mayor impacto. ¿Entonces, qué esperas?

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *